Bookmark and Share

CRECIMIENTO INTELIGENTE
La vida va tan rápido que se nos escapan muchas cosas de las manos...
Fecha de Publicación: 05/09/2005 | Vida Sana

“No se deberían poner caras largas, aunque sólo fuera para no tener más superficie que afeitar”.

Fernandel, actor cómico.”Lo que hay”


Todos deseamos ser felices, aquí y ahora. A veces alcanzar la felicidad cotidiana nos resulta fácil, pero otras veces es difícil de alcanzar. Entonces, cuando nos creemos dueños de todas las situaciones de la vida, pasa algo que nos derriba. Y uno, en tales circunstancias, se pregunta: ¿por qué? ¿Por qué siempre cuando parece que todo marcha bien, las cosas se tornan incontrolables? La vida va tan rápido que se nos escapan muchas cosas de las manos.



Y cuando se nos complica el presente, nos preocupamos por nuestro futuro y perdemos el tiempo y las energías en pensamientos temerosos y negativos.
Ponemos nuestros ojos en las cosas que faltan y nos alejamos de la felicidad.




Estamos en medio de un desierto, y en vez de pensar en que vamos a encontrar un oasis, nos quejamos y profetizamos que nos vamos a morir de sed en medio del desierto. Ponemos mala cara. Nos tornamos pesimistas y dejamos de apreciar las cosas y las personas maravillosas que tenemos a nuestro lado. Pasa esto porque nos olvidamos de tener en cuenta LO QUE HAY. El dr. Jorge Bucal, en una columna publicada en la revista VIVA del diario Clarín, titulada “El valor de lo obvio”, dice: “Aceptar las cosas como son es el primer paso para modificarlas.


Lo obvio no debe cancelar el proyecto, ni aplastar la creatividad; al contrario, debe ser el disparador para el progreso. La teoría paradojal del cambio enseña con propiedad que sólo se puede modificar algo si se parte de aceptar que en el momento previo es como es. Para burlarme de mí mismo yo llamo a esta actitud la política del L.Q.H. iniciales que abrevian el concepto de aprender a aceptar aquello o esto, por desagradable e inaceptable que sea es LO QUE HAY y a partir de allí trabajar para cambiarlo. Aprendí en mi carrera de medicó este exioma: Si tiene pico de pato, alas de pato y grazna como un pato… ¡Casi seguro que es un pato!”.


Las cosas de la vida son como son. Debemos aceptarlas como se nos presenten. Y debemos aprender que la vida muchas veces pone obstáculos en nuestro camino para enseñarnos a valorar las cosas y las personas que tenemos. Muchas circunstancias tienen el propósito de reconducirnos al verdadero camino de la felicidad cotidiana. Todo experimentados pérdidas y fracasos y está en cada uno de nosotros aprender a ser mejores en todo. Indudablemente es de sabios adaptarse a las circunstancias y aprovechar las oportunidades de aprender de nuestros múltiples miedos y sufrimientos. Las cosas que nos suceden contribuyen a nuestro crecimiento y nuestra realización personal. Nada sucede al azar.




Todo tiene un propósito. Las adversidades aparecen por alguna razón. Creo que el único propósito que tienen es enseñarnos a valorar LO QUE HAY. La política del L.Q.H. nos ayuda a poner nuestro interés en los aspectos positivos y saludables de la vida y la realidad de nuestro presente. Valorar lo que hay nos permite aprender, disfrutar, ser alegres, bondadosos, felices y optimistas. La política del L.Q.H. nos permite ver las cosas tan cual son y de esta manera se nos hace posible poder cambiarlas.



Autor: Julio C. Chaves


Envíenos sus comentarios
*Nombre 
E-mail 
*Título descriptivo
*Comentario 
¿Desea que su e-mail sea publicado?
 
* Campo de llenado obligatorio

 

Asaltan a una anciana de 87 años
El desvelo oficialista: superar los 40 puntos y evitar el ballottage
El Intendente hizo aclaraciones sobre una sociedad que integra
Mujer sufrió salvaje asalto
Otro detenido por intento de robo agravado

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?
¿Es lo paranormal solo otra forma de lo normal? una aproximación desde la antropología de la conciencia
¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)
¿Jesús estaba casado?
¿Libertad? ¿albedrío? lo más probable, según la neurociencia, es que no tengas ninguno de los dos