Bookmark and Share

TECNOLOGÍA: LA INTIMIDAD JAQUEADA.
¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE COMPARTIR NUESTROS DATOS PERSONALES?
Fecha de Publicación: 05/09/2009 | Cultura

Luego escucha sus temas favoritos de Franz Ferdinand en Spotify y disfruta de los nuevos episodios de Grey´s Anatomy en Seriesyonkis. Además, sube su colección de películas y series a un almacén virtual como Rapidshare o Megaupload para aligerar el disco rígido y poder compartirlas.

Todo lo ha hecho on line, gratis y sin necesidad de descargar nada en su terminal (Spotify sólo requiere bajar el buscador). Da igual dónde esté: en el trabajo, en casa o en un hotel. Sólo necesita una conexión: en la Web se ejecuta y en la Web se queda.

Quizá sin saberlo, el usuario está moviéndose en la nube, que es como ya se conoce al territorio virtual formado por todo aquel software y aplicaciones que funcionan desde fuera de la computadora, ya sea fijo, portátil o un teléfono móvil. Están alojados en servidores ubicados en algún lugar indeterminado, pero son accesibles desde todas partes. El terminal se convierte así en un simple medio para enchufarse a esa nube de computación.

Gracias en parte a la difusión de un mayor ancho de banda y mejores conexiones inalámbricas (wi-fi), la nube es el ámbito en el que se desarrolla la mayoría de las actividades cotidianas ante una pantalla. De hecho, el 69 de los usuarios de Internet ha almacenado información en la Red o ha empleado alguna aplicación de software on line, según un estudio de 2008 del Pew Internet & American Life Project.
Algunos expertos vaticinan un futuro en el que prácticamente todos nuestros objetos personales (fotografías, videos) y culturales (películas, discos...) estarán en la nube, es decir, en un entramado de servidores cuya ubicación ignoramos.

Así, en teoría, nuestras pertenencias digitales estarán disponibles en todo momento a través de cualquier dispositivo con acceso a la Red. La contrapartida, según alertan otros, es la dependencia de la conectividad, el riesgo de perder privacidad y la incógnita sobre cómo este fenómeno puede modificar el consumo cultural.

El éxito de la nube radica en la facilidad y comodidad para manejar sus servicios. Los creadores de aplicaciones on line compiten para hacer sus programas divertidos y fáciles de usar, dice el experto en tecnologías de la información Nicholas G. Carr, autor del ensayo The Big Switch, en el que pronostica que el impacto de la migración de la tecnología a la nube será similar a la llegada del suministro eléctrico. Las aplicaciones empresariales tradicionales, en cambio, tienden a ser diseñadas para realizar con eficacia un tipo de tarea determinado, sin considerar la facilidad de uso. Además, está abierto en Internet sin las restricciones de las redes y los sistemas de las compañías.

La computación en nube (cloud computing) es un término que originalmente aludía sólo al modo de coordinar varios ordenadores para mejorar la eficacia de su capacidad de computación, según recuerda David de Ugarte, economista y cofundador de la consultora de nuevas tecnologías Sociedad de las Indias Electrónicas.

Ahora su sentido se ha ampliado y se aplica también al modo de gestionar la información digital impulsada por los usuarios, un nuevo entorno que ha acentuado los cambios nacidos con la digitalización. Los contenidos dejan de ser tangibles en un soporte físico y se consumen directamente on line, señala Fernando Garrido, especialista en sociología del Observatorio para la Cibersociedad. Las nuevas pantallas (móvil, portátil...) abren un universo de momentos de consumo. El cambio es radical.

Y ya está transformando los hábitos de visionado, escucha y lectura, advierte Carr. La Red está diseñada para estimular el consumo rápido de pequeñas piezas de información, y nosotros amoldamos nuestros hábitos a la Web. Libros, discos y videos se fragmentan en porciones.

Algunos ejemplos. El visionado de series y películas en streaming (sin necesidad de descargarlos en el disco rígido) aumenta rápidamente frente a las descargas P2P (par a par). Casi la mitad de los internautas españoles, el 47,8, utilizó esta fórmula

Autor: Abel Grau
Fuente: La Nación Revista


Envíenos sus comentarios
*Nombre 
E-mail 
*Título descriptivo
*Comentario 
¿Desea que su e-mail sea publicado?
 
* Campo de llenado obligatorio

 

Asaltan a una anciana de 87 años
El desvelo oficialista: superar los 40 puntos y evitar el ballottage
El Intendente hizo aclaraciones sobre una sociedad que integra
Mujer sufrió salvaje asalto
Otro detenido por intento de robo agravado

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?
¿Es lo paranormal solo otra forma de lo normal? una aproximación desde la antropología de la conciencia
¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)
¿Jesús estaba casado?
¿Libertad? ¿albedrío? lo más probable, según la neurociencia, es que no tengas ninguno de los dos