Bookmark and Share

CINE Y TECNOLOGÍA
LA SERIE BATTLESTAR GALACTICA, UNA ALEGORÍA Y CRÍTICA AL MUNDO POST 11-S EN CLAVE ESPACIAL
Fecha de Publicación: 05/05/2009 | Música, Internet, Cine & TV

Dijo la revista Time: “Es uno de los mejores shows de todos los tiempos”. Afirmó The New York Times: “Un potente drama político y religioso con un trasfondo espacial”. Dijo Wired, la biblia geek: “Es una mezcla explosiva de Star Trek, The West Wing, Los Soprano y Blade Runner”. Y decimos nosotros, los fanáticos: Battlestar Galactica es la mejor serie de ciencia ficción en décadas.

Mientras el común de los televidentes se llena la boca con Lost y cada capítulo eleva más a su productor, J. J. Abrams, a la categoría de dios creador –de la incertidumbre y de joyas televisivas–, el guionista y productor estadounidense Ronald D. Moore –el padre de esta gran space opera– trabaja en privado. Construye mundos y universos sin mirar al cielo. Y, sin saberlo, sienta al mismo tiempo las bases de un mito: el suyo, aquel capaz de elevarlo a la órbita en la cual se ubican hoy autoridades de la ciencia ficción –televisiva y cinematográfica– como George Lucas (Star Wars), Robert Zemeckis (Volver al futuro y Contacto), Steven Spielberg (¿quién no conoce al menos una película de Spielberg?), James Cameron (Terminator, Aliens), Ridley Scott (Blade Runner), Joss Whedon (Firefly) y como lo fueron en su momento Gene Roddenberry (Star Trek) y Stanley Kubrick (2001: odisea del espacio).

El común de los popes de la escena sci-fi no existe únicamente a partir de sus obras que transmutan luego en franquicias. Ellos mismos son figuras de culto y veneración para hordas de fans –la cultura geek– capaces de aprenderse idiomas ficticios (como el klingon) y acudir a convenciones para discutir tratados de filosofía jedi y, de paso, completar la colección de muñequitos.

La apariencia de genio conflictuado es importante y el look Jesucristo no es casual. Ronald Moore (Rondmoore.com), un salvador en estos momentos de crisis para el género, lo cumple con creces. No sólo luce una barba candado cuidada y una melena importante. Es, también, el hombre detrás de un fenómeno inagotable, el exitazo televisivo de Galactica, continuación –o más bien reformulación o reinterpretación– de aquella serie setentosa del mismo nombre creada por Glen A. Larson (El hombre nuclear) que nunca despegó del todo: nunca llegó a tener tantos fans como Star Trek ni gozó de la misma trascendencia cultural que Star Wars.

Mientras la versión de 1978 se agotaba en una especie de Far West espacial –los roces permanentes entre unos robots llamados Cylons y lo que quedó de la humanidad post Armaggedon, obsesionada por la búsqueda de la mítica tierra de las leyendas–, Moore tomó la premisa, cambió algunos argumentos acá y allá, la mezcló con ciertos elementos de la novela Hyperion de Dan Simmons y llevó la historia a donde ninguna serie había ido antes: al terreno de la épica, la alegoría y la crítica político-social profundas.

EL SALVADOR. Californiano de origen y fanático de Viaje a las estrellas de chico y de Seinfeld de grande, Moore –de 44 años– no es ningún improvisado (o novato) en estos temas. Cumplió su sueño cuando les mandó un guión a los productores de Star Trek: The next generation, en 1989. No sólo se lo aceptaron sino que lo invitaron a unirse al equipo de guionistas. De ahí en más no paró de escalar posiciones: produjo y escribió 116 episodios (incluso el final de la serie de Picard y compañía, All Good Things) y fue el responsable de la versión más oscura y política de los viajes espaciales creados en 1966 por Roddenberry, Star Trek: Deep Space Nine.

Aunque pasó también por Star Trek: Voyager, Roswell y Carnivàle, Battlestar Galactica es su gran obra maestra, su masterpiece. Como Star Wars, las coordenadas donde ocurre esta historia serializada son imprecisas. No se sabe si es el futuro, si es el pasado o el presente. O siquiera si están en la Vía Láctea. Lo único que sí se tiene como cierto es que lo que se conoce como humanidad se vio reducido a unos 40 mil individuos, que buscan la tierra prometida (un planeta mítico conocido como “Tierra”) a bordo de una flot

Autor: Federico Kukso
Fuente: Diario Crítica


Envíenos sus comentarios
*Nombre 
E-mail 
*Título descriptivo
*Comentario 
¿Desea que su e-mail sea publicado?
 
* Campo de llenado obligatorio

 

Asaltan a una anciana de 87 años
El desvelo oficialista: superar los 40 puntos y evitar el ballottage
El Intendente hizo aclaraciones sobre una sociedad que integra
Mujer sufrió salvaje asalto
Otro detenido por intento de robo agravado

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?
¿Es lo paranormal solo otra forma de lo normal? una aproximación desde la antropología de la conciencia
¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)
¿Jesús estaba casado?
¿Libertad? ¿albedrío? lo más probable, según la neurociencia, es que no tengas ninguno de los dos