Bookmark and Share

CÓMO SE SALE DE UNA TRAGEDIA QUE COMPROMETE EL FUTURO
La educación argentina, entre las peores del mundo
Fecha de Publicación: 02/02/2009 | Educación

La investigación de quien fue rector de la universidad de Buenos Aires entre 2002 y 2006 acaba con el mito de que el país posee un elevado nivel en sus distintos estratos pedagógicos…


La educación interesa poco en la Argentina. Aunque le asignamos gran importancia en el discurso cotidiano, anunciando que ingresamos a la “sociedad del conocimiento”, en los hechos concretos demostramos una escasa preocupación por la educación.

Por eso, es necesario reflexionar sobre la imprescindible necesidad de volver a instalar la idea que la educación formal sigue siendo esencial y, sobre todo, inseparable del esfuerzo. Educarse es un trabajo difícil, complejo, que hace uno sobre uno mismo, interesado en el conocimiento por padres y maestros, ayudado por ellos, pero, en esencia, es una labor personal que demanda esforzado trabajo. Esta dimensión se está perdiendo en todos los campos de la realidad social y, muy especialmente, en la educación.

En la reiterada referencia a la “sociedad del conocimiento” coinciden hoy los dirigentes del mundo entero. Buscan señalar así la importancia que en la economía contemporánea ha adquirido la tecnología, producto a su vez, del explosivo desarrollo de la investigación científica. Lo que no se señala con tanta frecuencia es que esa “sociedad del conocimiento” requiere sacrificios por parte de la sociedad –importantes inversiones en educación y ciencia–, así como de cada una de las personas –el esfuerzo imprescindible para lograr una formación de calidad– para que se advierta en la realidad cotidiana. No siempre se comprenden estos factores y así se genera la paradoja de querer ingresar a la “sociedad del conocimiento” por la puerta de atrás, por la de la ignorancia.

Porque, más allá del hecho de que nuestra sociedad hable tanto acerca de la importancia de la educación, es evidente que no está dispuesta a hacer los sacrificios necesarios para instruir mejor a la mayor cantidad posible de ciudadanos. Asimismo, las familias tampoco manifiestan un marcado interés por el logro académico que supone, inevitablemente, sacrificios personales.

En la sociedad del espectáculo, la educación está incorporándose rápidamente al mundo del entretenimiento “light” y toda apelación al esfuerzo es considerada como una actitud represiva que priva a niños y jóvenes de ese mundo idílico en el que parecieran vivir.
Signos y causas de la crisis. Todas las señales que denotan la crisis educativa –violencia en las aulas, enfrentamiento de padres con docentes, demandas de “democratización” de la vida escolar, reclamos salariales de los docentes– no son más que las consecuencias visibles de un problema más profundo: la falta de relevancia social de la tarea que llevan a cabo las instituciones dedicadas a lo que, hasta hace poco, se denominaba “educación formal”. En realidad, la sociedad actual está convencida de que para educar a niños y jóvenes basta con exponerlos a la realidad que los rodea porque considera que en ella reside lo valioso. Es decir que la “educación informal” del pasado, ocupa hoy el lugar central, dejando a la escuela la tarea de certificar la educación, independientemente de que ésta se haya o no recibido. Una suerte de ventanilla emisora de constancias.

Los problemas aparecen cuando los jóvenes y sus padres advierten que la escuela –entendiendo por tal a todos los niveles educativos– intenta lograr que el alumno aprenda algo a cambio de esa certificación. Es entonces, cuando surge la resistencia por varias razones. En primer lugar se generaliza la idea de que lo que se enseña en la escuela “no sirve”. ¿Para qué “sirve” aprender a manejar la propia lengua si quienes hablan en torno nuestro ya no son capaces de construir frases completas? ¿Cuál es la “utilidad” de desarrollar la capacidad de abstracción, que favorece el aprendizaje de la matemática, si nos rodea un mundo concreto, ya dado?

Por otro lado, se está perdiendo la convicción de que es preciso enseñar algo porque la facilidad c

Autor: Guillermo Jaim Etcheverry
Fuente: Diario Perfil


Envíenos sus comentarios
*Nombre 
E-mail 
*Título descriptivo
*Comentario 
¿Desea que su e-mail sea publicado?
 
* Campo de llenado obligatorio

 

Asaltan a una anciana de 87 años
El desvelo oficialista: superar los 40 puntos y evitar el ballottage
El Intendente hizo aclaraciones sobre una sociedad que integra
Mujer sufrió salvaje asalto
Otro detenido por intento de robo agravado

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?
¿Es lo paranormal solo otra forma de lo normal? una aproximación desde la antropología de la conciencia
¿Exportó la tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)
¿Jesús estaba casado?
¿Libertad? ¿albedrío? lo más probable, según la neurociencia, es que no tengas ninguno de los dos