Para que tus amigos, clientes y familiares
vean tus imágenes
Vive!
Producciones fotográficas vive!
Consultá por tu producción de fotos
en Internet o eventos
al Te: 429406
 


Mug´eres...


Muestra en Multiespacio Cavas

Mug`eres: El milagro de un modo de mirar


Llegar al taller de María Orsini es traspasar la línea. Hay un círculo invisible claramente marcado a nivel sensible alrededor de este lugar, el gran salón vacío, aislado del mundo, en instantes, sufre una gran transformación. Caballetes y tableros por doquier, kilos de hojas desparramadas sobre el piso. Se apagan las luces, penumbra intimidante, la modelo bajo el aro de luz, y las manos y cuerpos febrilmente trabajando con carbones que laceran y otras veces acarician las inmensas hojas de dibujo. Silencio, nadie habla, ni los niños,, ni los adolescentes, todos inmersos en este encuentro consigo mismo a través del arte. Recuperándose, reconciliándose con su “yo”. Se huele una energía de creación primigenia que estremece a todos.

La modelo cambia repetidas veces de posición, por carácter transitivo, tantas veces se cambian las hojas. Al final, atávicamente llegan los colores, los brillos, rupturas, materias, líneas, planos y ritmos nuevos, destrucciones y construcciones, el azar enloqueciendo a todos. El riesgo, la duda, la elección individual, conceptos, sensaciones, heridas, soluciones, el proceso creativo en su máximo climax. El arte le acontece al alumno, originando una forma singular, ni linda ni fea, llena de impresiones racionales.

La obra de arte, como dice María Orsini, es el milagro de un modo de mirar.

Lentamente, la sala se queda vacía, se resguardan los caballetes y tableros, se lavan infinitos tachos y pinceles, el piso se barre, se guardan los trabajos, la música y las luces se apagan.

Los fantasmas de María Orsini se posicionan nuevamente en el lugar, inmensas telas en blanco, gruesos empastes de materia, constituyen pinturas divididas, destruyen líquidos por doquier, el vacío lleno de energía danzando, suburbios, caseríos, mapas, banderas, sembradíos, ríos de lava, las pulsiones inconscientes de María corrompen y dignifican la materia. No hay duda alguna: “Lo esencial es invisible a los ojos”




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
           
 
           
Copyright vivechacabuco.com - Todos los derechos reservados